La mano que mece la duda. 2.0

La duda que más debe preocuparnos no es la de un niño en Navidad sobre quién y cómo le desbordan los regalos desproporcionadamente, ni las cuestiones de los adolescentes sobre su incierto futuro y sus variables opiniones. Lo realmente importante es creer que porque alguien posee cierta edad, 50 años lustro arriba o abajo, dicho camino le otorga por decreto, sabiduría y capacidad de opinar y aconsejar sobre todo. Hay sabios que llevan 30 años equivocados y son felices en sus mansiones sin hipotecas, ni interrogantes. Sin embargo, hay pobres sin hijos que mecen cunas con dudas y biberones que sueñan con respuestas y padres sin regalos de Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: