El silencio de los corderos

Ni se dice, ni se habla, ni se comenta nada sobre lo que ocurre en Francia, principalmente en los suburbios, en la zona de la «banlieue» de París. Pero en los últimos 6 meses, 5 polícias han muerto y más de 5000 han sido heridos en enfrentamientos directos entre bandas multiculturales y fuerzas del orden.
Estas cifras unidas, a la inseguridad ciudadana y a la escasa resolución por parte del Gobierno de Emmanuel Macron  son propias de países que consideramos de tercer mundo o en época de crisis política-económica, no trascienden a los medios de comunicación internacionales, ni alteran las redes sociales. Todo queda silenciado, en lo que parece ser un pacto de Estado, (ya que ni la propia Marine Le Pen y su Agrupación Nacional aprovechan la ocasión para defender su nacionalismo.)
No se trata de una situación puntual, son años de lucha callejera continua que como describe Ludovic Kauffmann, director general de la seguridad pública en el departamento de Isla de Francia (París y región parisina) en terminos tales como;  «Estamos asistiendo a una escalada de violencia muy fuera de lo común, desde hace años».
gas-mask-469217__340

Y no hablamos de grupos de jóvenes exaltados quejándose de la opresión policial, ni de represión racial, se trata de grupos expertos armados con fusiles y granadas estratégicamente organizados en guerra callejera que no rehuyen tanto el enfrentamiento directo contra las fuerzas del orden ni las emboscadas y encerronas planificadas. Su gran fuerza a diferencia de otros conflictos, que se podrían catalogar de similares, radica en que ellos no luchan por conseguir un fin, sino en mantener lo que ya tienen. Los barrios son su patria, y el silencio su bandera.

Podría mencionar una decena de titulares que aparecen en medios de comunicación internacionales sobre Francia en relación a temas esporádicos y menos endémicos, pero que no reflejan la realidad de un país, subyugado por vender una imagen idílica para el turismo y el buen hacer gubernamental, la famosa «reconquista republicana» de unas 700 o 740 zonas suburbanas donde el Estado tiene problemas para «asegurar plenamente» la seguridad y el orden público.
Ya que esta guerra de gerrilla acontece en diversas ciudades, no sólo en París, curiosamente en aquellas que cuentan entre 10.000 y 30.000 habitantes; donde los cuerpos de seguridad estatales franceses son más controlables por estos grupos radicales armados.
Pero las preguntas que surgen son quién y cómo se proveen estos violentos de semejante arsenal armado, qué organizaciones internacionales están detrás, y a quién bebenficia esta masacre policial; si después es silenciada y su repercusión mediatica es nula. Poco ruido y muchas nueces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: